Comportamiento ético

Comportamiento Ético: Significado y sentido

El significado del comportamiento ético de una persona consiste en la valoración que el individuo tiene sobre su propia dignidad. 

El sentido de esto radica en que según esta valoración sobre su propia dignidad personal el sujero respetará la dignidad de otros.

Esto quiere decir que a partir de la conducta ética individual, el individuo en desarrollará valores para respetar a los demás. Es decir, no hará nada que no quiera que le hagan.

Dicho significado y sentido del comportamiento ético puede ser aplicado al ámbito personal, social, académico, empresarial e incluso en el ámbito del ejercicio de la ciudadanía.

¿Qué es el comportamiento ético? – Definición y origen

Para entender al comportamiento ético de las personas, primero hay que definir la ética; La palabra deriva de los términos griegos “ethikos” y “ethos”, los cuales significan “uso” y “costumbre”.

La conducta ética de una persona hace referencia al carácter de la misma, si es el caso de una organización, indica el carácter del grupo en conjunto, incluyendo sus objetivos.

Cabe destacar que los principios del comportamiento ético de las personas no solo se rige por su carácter, sino que también, por sus tradiciones y costumbres.

Características de una conducta ética

  • Respeto ante todo: La persona con un buen comportamiento ético respeta la dignidad ajena, como si fuera que de uno mismo se tratase, sin fijarse en la edad, el género, el estatus social ni el aspecto físico en general.
  • Honestidad: A nadie le gusta que le mientan, es por eso que toda persona de buena ética evitará la mentira (a no ser que se encuentre en un dilema ético).
  • Ser afectivo: Mostrar aprecio por los demás; Ya sea en cosas que otros hagan y signifiquen un esfuerzo, incluso aunque no se acostumbre a mostrar aprecio ante ello. Ser cariñoso simplemente porque sí, es una característica muy apreciable del comportamiento ético. (Ten en cuenta que el sentido del comportamiento ético no sólo trata de no hacer cosas que no nos gustarían, sino que también, en hacer aquello que nos gustaría que nos hagan.)
  • Dolerse de los comportamientos no éticos (Respetando la opinión ajena): A nadie le gustaría estar haciendo algo y estar haciéndolo mal. Aquella persona éticamente correcta que se encuentre con un “desviado” debería tratar de corregirlo y enseñarle (solo si el individuo en cuestión está dispuesto a aprender, de lo contrario, es mejor evitar discusiones).
  • Aprendiz de por vida: Una persona con una conducta ética está dispuesta a ampliar sus conocimientos y valores. Es capaz de aceptar un error y aprender del otro (siempre y cuando se haga uso de un criterio razonable). “Yo solo sé que no sé nada” – Sócrates

Ejemplos de acciones y principios eticos

  • Un hombre va caminando por la calle y se le cae su billetera. Un transeúnte que que venía atrás la levanta y, en lugar de quedarsela, la devuelve.
  • Un grupo de amigos, quiénes fueron por unos tragos, se encuentran un móvil. Suponiendo había sido extraviado por alguien, se lo encomiendan al encargado del bar.
  • Un niño, al escuchar a su madre llegar del trabajo, corre hacia ella para abrazarla y le dice; “Gracias por todo lo que haces por mi, todos los días, mamá.”

Ejemplos de acciones NO éticas – Conducta antiética

A continuación se enumeran ejemplos de comportamientos poco o nada éticos, los cuales idealmente ninguna persona debería presentar:

En el ámbito personal: 

  • Un joven siente interés por una carrera, pero ve difícil llevarla a cabo debido a que sus padres pretenden que siga otra. Esto ocurre debido a que sus padres carecen de una mentalidad abierta, muy probablemente originada por un criterio inestable por parte de los mismos.
  • Un hombre refunfuñón se queja de que los jugadores deportivos ganen tanto dinero, pero él no. El problema radica en que el hombre no encuentra la manera de autorrealizarse y llevar a cabo una forma de vida que simplemente lo haga feliz. Dado a su falta de ética personal, en lugar de trabajar por desarrollar una habilidad, la cual le apasione y pueda significar un sustento, le resulta más fácil quejarse y no hacer nada.

En el trabajo: 

  • Un gerente de supermercado necesita un empleado por caja. Tiene 10 cajas y 10 empleados de los cuales 9 son mujeres. Desesperado pone a todas las mujeres a trabajar en caja y deja al hombre afuera. El empleado le dice; “Disfrutaría mucho más de realizar este trabajo en vez de tener que ordenar las estanterías, llevo trabajando aquí desde ya mucho tiempo y creo que me lo merezco”. El gerente argumenta que no, puesto que él es hombre y que a los hombres no hay que confiarles dinero (el gerente designa puestos de trabajo según el género, origen o apariencia).

Ámbito académico:

  • Un alumno, en lugar de estudiar para un examen, desarrolla formas para copiarse y, consecuentemente, logra aprobar a base de estos métodos. La diferencia entre él y el que estudió es que este último podrá hacer uso de sus conocimientos en tanto lo necesite.

Conducta ética en el ámbito personal y social

Ámbito personal 

El comportamiento ético en el ámbito personal hace referencia a todo aquel rasgo de responsabilidad propia.

Esta responsabilidad propia de la persona (ética individual) tiene mucho más valor que la obediencia a la autoridad o a la tradición.

Se trata sobre todo aquello que cada persona debe hacer por cuenta propia, estos rasgos son difícilmente aprendibles o comprensibles, ya que son propios en cada persona. 

El comportamiento ético personal está compuesto por:

Capacidad de reflexión: Ser capaz de entender si se ha cometido un error y buscar la manera de remediarlo. Buscar la solución a problemas o tratar de evitarlos mediante la toma de situaciones alternas.

Capacidad autocrítica: Saber distinguir sobre lo que está mal o bien en cada uno, como corregir lo que podría estar mal y desarrollar aquellas virtudes que ya se poseen.

Capacidad de autorrealización: En vez de quejarse por una vida miserable, ser capaz de buscar la forma de autorrealizarse y conciliar finalmente la felicidad.

Criterio propio: Tener la capacidad de elaborar un criterio propio en que se cuestione al hombre, su entorno y sus necesidades. Entender qué es lo que cada uno necesita y qué es lo que otros intentarán hacernos necesitar. Ser capaz de entender porque alguien puede estar llevando a cabo una serie de acciones distintas a la personalidad propia y aún así ser capaz de comprenderlo.

Mentalidad abierta: Con un criterio propio sólido no se debería sentir miedo o aversión ante lo nuevo. Ser susceptible al momento de aprender nuevas cosas, provocar cambios en otros (si es necesario), como así también, ser capaz de aceptar cambios en uno mismo.

La conducta ética personal también trata sobre todo aquello que él yo instintivo (ello) intentará persuadir al hombre de hacer. En contraparte al yo social, el cual hará lo posible por desarrollar una conducta acorde a la sociedad.

Ámbito social

El comportamiento ético en el ámbito social consiste en la responsabilidad que se tiene, por respeto, hacia los demás como por uno mismo.

Respeto por igual: Implica conocer y entender las diferencias que cada persona posee y, aún así, tratar a todos con el mismo respeto que se tiene por uno mismo (sin importar ninguna diferencia).

Colaboración en comunidad: Implica trabajar con y para el grupo al que se pertenece de forma efectiva y responsable.

Compartir: Todas las comunidades guardan respeto y admiración ante todas las personas que comparten desde sus recursos y conocimientos, hasta sus anécdotas.

Justicia: No es ético, ni bien visto, aprovecharse del trabajo ajeno. La justicia es la forma de coexistencia y vivencia ideal de los hombres.

Paz: No responder de manera agresiva, sino que de forma calmada y reflexiva, ante incluso las peores injusticias es una gran virtud ética.

Diálogo y entendimiento: Estar dispuesto a escuchar, comprender, entablar una conversación e incluso aconsejar. Significa poseer una de las mejores habilidades que el ser humano ha desarrollado.

Actitud humilde y solidaria: Ayudar en el trabajo o la labor a otra persona, sin que ésta lo solicite, significa ser una acción más beneficiosa para la persona que ayuda, que a la que se está ayudando.

Comportamiento ético profesional – En el trabajo

El comportamiento ético profesional consiste en ser una persona con valores éticos tanto fuera como dentro del trabajo.

El profesional debe ponerse en lugar del cliente. Debe entender que para alcanzar el éxito y mantener la continuidad laboral deberá trabajar de forma ética, responsable y eficiente.

El “mito” (en psicología/odontología) señala que: “Un paciente curado es un cliente menos”.

Nada más lejos de la verdad…

Aquellos profesionales que ostenten aprovecharse no sólo del dinero, sino que del tiempo y hasta de la salud de sus pacientes terminarán incurriendo en pérdidas financieras (justo lo contrario de lo que pretendían). 

Los profesionales que llevan un comportamiento no ético: pierden la oportunidad de que el cliente recomiende el servicio a un conocido o familiar, corren el riesgo de perder al paciente habitual (Incluso no haya finalizado el tratamiento), de hecho, pueden llegar perder su trabajo y hasta su libertad.

Dado a todo esto, este tipo de actividades, lejos de ser éticamente incorrectas, ilícitas y ensuciar la conciencia de los profesionales, son contraproducentes para quien las lleve a cabo.

  • Eficiencia: Finalizar un trabajo exitoso rápidamente, asegurara al profesional un precio acorde a la calidad del trabajo. Además, si el trabajo se realiza de forma eficiente, un cliente casual puede retornar en un cliente habitual, mejorando también la reputación del profesional.
  • Disponibilidad: Ser una persona puntual que promete y hace son características que el paciente tiene en cuenta al momento de considerar la calidad del servicio y, por lo tanto, su reputación.
  • Fraternización: Ser una persona amable, respetuosa y alegre es una de las mejores herramientas de las que disponen los profesionales; Tratar al cliente como a uno le gustaría que lo traten, hará que el mismo sienta aprecio por quién está detrás del oficio, ya no solo por su desempeño, el precio o la cercanía del lugar.

Los psicólogos deben hacer uso del código ético, del cual consiguen las bases para consolidar su comportamiento para con el paciente.

Dichas bases están referidas a los siguientes aspectos:

  • Confidencialidad: Es ampliamente sabido que los psicólogos deben guardar la intimidad de sus pacientes. Sin embargo, existen dilemas éticos al momento en qué el psicólogo pueda llegar a convertirse en cómplice de algún crimen.
  • Responsabilidad: el profesional debe ser responsable del bienestar del cliente y evitar cualquier daño para el individuo, su familia, sus grupos y su comunidad
  • Honestidad: Evitar conflictos de intereses, mostrar precisión, sinceridad y objetividad durante toda la labor, especialmente al momento de dar algún consejo.

El investigador es aquella persona que busca comprobar una determinada teoría o ley preestablecida. Ya sea en referencia a principios científicos, tecnológicos, humanísticos, matemáticos, físicos, filosóficos, etc.

La conducta ética del investigador o del tecnólogo es muy importante ya que principalmente se necesita de un profesional a cargo con una conducta sumamente objetiva e imparcial respecto de sus aficiones e intereses propios.

Las cualidades de la conducta ética del investigador (similares a las del tecnólogo) consisten de:

  • Objetividad: En muchos casos el investigador puede llegar a tener una orientación predefinida sobre los resultados futuros de su investigación. Esto es un problema ya que, si el investigador no es objetivo, podría ser capaz de alterar los resultados (incluso sin darse cuenta) en pos de obtener los que había previsto.
  • Legitimidad: Todo investigador así como querrá que su nombre sea respetado deberá respetar el de los demás.
  • Fidelidad: Disponer de las herramientas necesarias para llevar a cabo la investigación es un factor importante, que a veces el investigador pasa por alto. El investigador debe considerar (si está trabajando para una organización) que pertenece a un equipo y, por lo tanto, que no dispone del derecho absoluto sobre la investigación que se está efectuando. En muchos casos, los investigadores se verán tentados a vender información a otras empresas o apropiarse de esta con un fin económico no ético. 

En el ámbito académico

La Ética en el ámbito académico se compone de los valores inculcados en el individuo, ya sea a través de los profesores, otros alumnos o la misma familia.

En este ámbito se incluye principalmente el valor de la honestidad y el trato igualitario entre todos.

El alumno, además, percibe que para estar bien la figura de autoridad del profesor debe tratar a todos con una conducta igualitaria para que así haya justicia.

Sabe que, aunque pueda copiarse en un examen, no lo hará, por qué es inmoral y es, para su propio beneficio, el que se le examine. 

Se espera que el alumno construya un comportamiento responsable, que aprenda a estudiar y trabajar por cuenta propia para desarrollar así sus propias habilidades intelectuales.

En el ejercicio de la ciudadanía

Es aquel comportamiento que se espera de una persona al convivir como ciudadano en un entorno democrático.

El comportamiento ético en el ejercicio de la ciudadanía se refiere a:

  • La aceptación de la diversidad del pensamiento(libertad de pensamiento)
  • La inclusión de valores a partir de las leyes y normas eticas que rigen el pensamiento moral de la comunidad
  • El individuo goza del derecho a la propiedad privada y la justicia, por que deberá respetar lo que es del otro (más allá de que la justicia pretenda encargarse de eso).
  • Derechos políticos: como votar para ser representado o incluso participar del mismo sistema.
  • Todos los miembros son iguales respecto de sus derechos y de sus deberes ante la ley.

Comportamiento ético empresarial – (En los negocios)

En las empresas se debe llevar a cabo el código o comportamiento de ética no sólo por parte de los gerentes, sino que también, por los directivos y dirigentes máximos de la empresa en cuestión.

Comportamiento ético gerencial

Los gerentes y jefes de un negocio o una empresa deberán mantener un comportamiento ético acorde a sus responsabilidades profesionales:

  • Trato ético hacia los empleados: No por estar en un cargo más alto se debe aprovechar de los empleados de menor rango. Los mismos deben ser tratados con respeto y de forma igualitaria. No es ético, por parte del gerente, volverse “amigo” de uno de sus empleados y mostrar afecto durante las horas de trabajo. Esto suele incurrir en la le asignación de tareas menos forzosas y aumentos en la remuneración sin motivo.
  • Legalidad: El principal motivo de la gerencia, más allá de la importancia que repercute en dirigir un grupo, consiste en no aprovecharse del cargo desde el punto de vista financiero. En un cargo así, se vuelve fácil vender información de la empresa, llevarse al bolsillo dinero que, en otra instancia, debería haber sido para la empresa.

Dirigentes – CEOs y Empresarios

Los encargados de dirigir la empresa se deben asegurar de que la misma posea una buena reputación, no sólo respecto de los clientes, sino que también, en pos de que los inversores, accionistas, proveedores y socios de la empresa logren confiar en la misma y acrecentar la rentabilidad.

Para alcanzar esto, el CEO de la empresa deberá desarrollar las siguientes conductas éticas:

  • Producto de calidad: Tal como la efectividad en el comportamiento ético del profesional. Es del interés empresarial desarrollar un producto de la mejor calidad en nombre de una marca respetable y confiable.
  • Nada de trampas sucias: En muchos casos, las empresas han intentado vender sus productos haciéndolos pasar como: “buenos para el medio ambiente”, “en verdad sanos”, “durará para siempre”, cuando en realidad no es así. Existen empresas tecnológicas, las cuales, por ejemplo, ralentizan sus productos más viejos, para que sus clientes reconsideren comprar los más nuevos. Otras, falsifican ingresos al momento de tributar, o modifican los registros de sus productos haciéndolos pasar por unos de mejor calidad. Todos estos casos son peligrosos, no tanto para el cliente, si no que para los inversores, los cuales, en caso de que la compañía caiga en juicio, la cotización se verá desplomada quedando una mancha inolvidable en el legajo empresarial. Esto, además, ahuyentará a los mejores socios (principalmente publicitarios). 

En las organizaciones y el gobierno

Es parte del deber del gobernante mantener un comportamiento ético compuesto de las siguientes pautas:

  • Atención: El gobernante, más allá de sus ideales políticos-económicos, debe tener en cuenta lo que el pueblo reclama o necesita. Los habitantes se organizarán en grupos (organizaciones independientes o sociales) para ser escuchados. Es entonces cuando el gobierno debe atender a los llamados de su comunidad y resolver, si es que por mayoría democrática todos están de acuerdo, de poner en vigencia las medidas que dichos grupos reclaman.
  • Sinceridad y compromiso: El gobernante debe ser sincero con sus habitantes, deberá hacerse cargo de la normas que aplique y modificarlas si es necesario. Él mismo no debe tampoco mentir ante el pueblo con resultados inexistentes, con el fin de dejar una buena impresión. Debe ser sincero en todo momento, siendo lo ideal que él mismo acepte errores y que exponga (de forma pública) los resultados del desarrollo del país.
  • Transparencia: Es complicado corromper el sistema político y aprovecharse de la economía de un país que posea una cultura anti corrupta. Sin embargo, en aquellos países donde se es “normal” el fraude político, no es así. Las principales causas de esto es que el sistema político se encuentra “pre-corrompido”, desde incluso antes que el gobernante tome el mando. En estos casos, el mismo debe mantener un compromiso con su país y buscar la forma de modificar dicho entorno en uno en el que se castigue cualquier acción no ética.